Cachorros en Múnich

Si tienes un perro en Múnich debes pagar impuesto y en toda Alemania. Además, es obligatoria registrar a tu mascota en el ayuntamiento, o alcaldía. Y llevar la plaquita de identificación en el collar del perrito.

Los perros en Múnich pagan impuestos

En Múnich si tienes un cachorros debes pagar impuesto, el llamado Hundesteuer.

Estos son los valores:
100 euros al año por cada perro.
800 euros al año por cada perro de pelea.

Este impuesto se puede reducir o eliminar durante el primer año si tu perruno es o forma parte de:

  • Seguridad pública.
  • Funcionarios forestales.
  • Perros guía para invidentes.
  • Perros pastores para labores de campo.
  • Perros de ayuda para personas discapacitadas.
  • Si tu perro ha pasado la prueba en una escuela de adiestramiento de canes, está exento del impuesto para el año siguiente.
  • Si tu perro viene del refugio de animales de Munich, estás exento del impuesto solo durante el primer año.
  • Si tiene alguna discapacidad grave, puede solicitar una exención del impuesto. O con fines profesionales, comerciales, públicos o de caridad, puede estar exento del impuesto sobre los perros.
  • O si vives con el subsidio de desempleo II, la asistencia social o un ingreso muy mínimo.

Normativa para los duenos de cachorros en Múnich

Es obligatorio el registro de tu mascota en Landeshauptstadt München
Stadtkämmerei.
O en línea en la págian web.

El perrito debe llevar la plaquita de identificación en el collar.

Si la placa de identificación se pierde o se daña solicita una nueva.

Debes darlo de baja si te mudas de Múnich o si fallece.

Y aunque pagues impuesto por tu cachorro, no te olvides de recoger la caquita si no quieres ser multado.

Cachorros en Múnich más que una mascota

En Múnich, en Alemania en general, un perro es más que una mascota.

Forma parte y comparte la vida diaria de su dueño. Los cachorros entran a las tiendas, suben al transporte público y vistan museos y restaurantes.

Los llevan al trabajo para que no se queden solos en casa, los llevan en cochecitos de bebé, en invierno los visten con gorros y escarpines.

Se bañan en los lagos y van a los jardínes de cerveza.

Además, hay golosinas, vitaminas, collares antipulgas, la cama para el auto y un sin fin de accesorios para el confort del mejor amigo del muniquense.

Entrada prohibida

  • En los parques infantiles
  • En el Theresienwiese durante el Oktoberfest.

En fin, Múnich es una ciudad hecha para el confort perruno. ¿No lo crees?

Artículos recomendados